Ven

Atácame con tu fuerza
y sométeme bajo tu cuerpo,
invade mi sagrado templo
y arranca suspiros de mi pecho,
mezcla tu violencia y tu ternura,
llévame a la locura.
En el cielo se alza la luna llena
y en mí el deseo.
No lo pienses más,
saca la bestia de tu pecho,
sigamos los instintos de nuestros cuerpos.
Desnúdame, muérdeme, bésame,
tengo sed de tu cuerpo,
de sentir mía tu piel.
Desnúdame, muérdeme, bésame
y fúndete conmigo al amanecer...

1 comentario:

  1. Nunca dejes de soñar... Será mejor para todos.
    Un abrazo, Carmela!

    ResponderEliminar

Deja tu pequeña huella...